domingo, 13 de diciembre de 2015

Nuevas viviendas en Nigeria que se construyen con botellas de plástico

El plástico es uno de los materiales más utilizados en todo el mundo por su bajo coste y su gran utilidad. Pero, a su vez, contribuye a la contaminación del planeta, en parte debido a que un alto porcentaje de éste no es reciclado y a que su fabricación requiere del uso de petróleo.
Por este motivo, se considera necesario buscar utilidades alternativas a los productos compuestos de plástico una vez éstos han cumplido la función para la que fueron producidos.
Partiendo de esta idea, en Nigeria se puso en marcha en 2011 un proyecto que propone construir casas con botellas de plástico.
De hecho, según un estudio publicado por la revista Science en febrero de 2015, Nigeria se sitúa “entre los 20 países que más contaminan y que, juntos, producen más del 80% de todo el plástico mal gestionado que hay en el mundo”.
¿Te gusta lo que estás leyendo? Tu colaboración es esencial para que “En Positivo” siga existiendo. Gracias a una módica donación nuestro medio puede publicar contenidos de calidad con impacto positivo. Suma!
Así pues, se trata de colocar las botellas unas al lado de otras, del mismo modo que si fueran ladrillos, llenas de unos tres quilos de arena cada una. Para unirlas, se utiliza una mezcla de barro y cemento junto a una red de cuerdas que proporciona una estabilidad adicional a la estructura. Para cada casa, que consta de una habitación, una sala de estar, un baño y una cocina, se requieren alrededor de 8.000 botellas de plástico.
Y, por sorprendente que parezca, éstas resultan más resistentes que un hogar construido de forma tradicional: sus impulsores aseguran que las casas son resistentes a incendios, balas, e incluso pueden soportar un terremoto.Además, las botellas tardan cientos de años en desintegrarse, por lo que la esperanza de vida de las casas es elevada.
Estas construcciones no producen emisiones de carbono, están equipadas con paneles solares, y permiten obtener gas metano a partir del reciclado de desechos humanos y animales. Por si fuera poco, la arena permite aislar el interior del hogar del cálido clima característico de Nigeria, manteniendo una temperatura estable.
A estas ventajas cabe añadir el componente estético: la parte inferior de las botellas, que queda de cara al exterior, crea un diseño único en cada casa debido a los distintos tipos de botellas usados, aportando color y personalidad a las paredes.
Este proyecto permite abordar dos de los principales problemas del país: por un lado, la escasez de hogares –que actualmente el Banco Mundial cifra en 17 millones– y, por otro lado, el elevado nivel de contaminación.Así, se estima que el coste de estas casas equivale a una tercera parte del presupuesto necesario para construir una vivienda convencional.
Su principal inconveniente es que las casas pueden tener un máximo de dos pisos, ya que debido al peso de la arena con que se rellenan las botellas, la estructura no soportaría una mayor altura.
Y aunque ha sido una iniciativa muy aplaudida, también hay personas que han mostrado sus preocupaciones hacia ella debido a la gran cantidad de arena requerida para cada casa. Mumuni Oladele, un albañil de Lagos, declara a la BBC que teme “que este método de construcción incremente la demanda de arena y ello conlleve un aumento del precio de ésta”.
El proyecto es una iniciativa de la ONG Development Association for Renewable Energies (DARE), encabezado por Christopher Vassiliu, y ha contado con el soporte de la ONG británica Africa Community Trust.
Judit Larios
Redacción

Leer más: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario