jueves, 13 de diciembre de 2012

CRISIS MEDIOAMBIENTAL



A la crisis financiera y económica se le ha unido una gravísima crisis energética y ecológica que, como las anteriores, no es sino una expresión más de las insostenibilidad de nuestro modo de vida y del modelo social y productivo en el que descansa.

En cierta medida, podríamos decir que la sobreproducción de capacidades productivas, de mercancías, es el equivalente en el ámbito de la actividad económica de la sobreproducción de residuos y del despilfarro de recursos que se da en la gestión de nuestro medio natural.

Por eso es inevitable que ambas crisis vayan de la mano y que los efectos de una incidan necesariamente sobre la otra.

Con la excusa de la crisis y del mantenimiento del empleo es posible que las empresas consigan de los gobiernos de todo ámbito, (locales, regionales y estatales), que se rebajen los límites, los estándares de emisión, de contaminación o de daño ambiental.

De hecho, muy a menudo los gobiernos actúan durante la recesión en materia de medio ambiente de igual modo que con la igualdad: considerándolouna especie de lujo que en épocas de crisis hay que dejar de lado. Sin ser conscientes de que el mantenimiento del equilibrio ambiental debe ser una precondición y no solo un añadido elegante para cuando las cosas van bien; no un coste, sino una necesaria inversión de la que depende el futuro del planeta.

En la actualidad apuestas más decididas, aprovechando el marco de la crisis, por la energía nuclear, las ayudas a los sectores tradicionales más contaminantes y dilapidadores, el retraso de las leyes y normas que podrían impulsar la transformación, de un evidente refortalecimiento de las empresas más contaminantes a la hora de imponer sus preferencias (entre otras cosas gracias a que la disminución de la actividad ha abaratado los costes de contaminar y eso les permite hacerlo más cómodamente incluso haciendo frente a las infracciones) o el fracaso continuado de las reuniones internacionales que, a pesar de las grandes palabras, no se cierran con acuerdos efectivos en la línea de avanzar hacia un nuevo modelo productivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario